See all Ver todos
| 19Sep2016

La semana: 12 al 18 de septiembre

Por: Alfonso Morales Celis

España

No pudo imaginarse Mariano Rajoy un comienzo de semana más nefasto como el que le tocó vivir a partir del martes 13. Justo cuando necesitaba de más tranquilidad para dirigir las campañas electorales de Galicia y País Vasco, su última esperanza para desbloquear la formación de gobierno, surgen en una cascada imparable los casos de corrupción de algunos de sus más estrechos colaboradores y a la vez protegidos del Presidente en funciones. Desde Rita Barberá, será investigada por el Supremo; Jaume Matas, negociando con la justicia para evitar ir a la cárcel; Bárcenas, que cual mosquito vagabundo no ceja en sus revoloteos alrededor de Mariano, y la mezcla explosiva  de la dupla De Guindos y Soria que no ha dejado nada por hacer para quitar el sueño al “jefe”.

Para colmo de males, cuando parecía que Rajoy tenía controlado a Rivera, cuando creía que después de una buena explicación y “por el bien de España” tragaría con todo, de pronto el líder de Ciudadanos se  da cuenta que lo están chuleando, se planta y declara muy serio que o Rita se va o se termina el acuerdo. Rita, por su parte, aguanta el tirón, “renuncia” al PP y se atrinchera en el Senado, con lo cual facilita la explicación de Rajoy, aunque el problema sigue latente.

Veremos cómo se las arregla Mariano para salir del “jaque”. Lo que tiene poco es tiempo y para ganarlo recurre a su argumento de siempre: el silencio. Pero, es que además, esta vez, no sólo tiene a los opositores pidiendo su cabeza. También al interior de su propio partido se levantan voces exigiendo que se termine de una vez por todas con la protección a los corruptos. La duda es si los acusados manejan información reservada y comprometedora, y si acorralados por la situación están dispuestos a tirar de la manta para salvar su pellejo, como se sospecha que hará Matas. Sin embargo, la peor de las consecuencias es que la Presidencia del Gobierno se le escapa de las manos cada día un poco más y los casos de corrupción que lo abruman le otorgan, por si no tuviese suficientes, más argumentos a Pedro Sánchez para continuar empeñado en su No es No.  Pero, tampoco Pedro las tiene todas consigo. Al interior del PSOE se han levantado las voces disidentes por parte varios barones encabezados por Fernández Vara, los que según los rumores están preparando una asonada en la Ejecutiva, previendo que en el Consejo Federal la jugada les puede salir mal. Todos son rumores, como siempre desmentidos por los actores de esta comedia.

Por último, Podemos, tan tranquilo, tan monolítico hasta hace poco, se encuentra en medio de un torbellino de listas alternativas a la suya y  que quieren hacerse con el control del partido, especialmente en Madrid. A la lista oficial patrocinada por Iglesias se atreven a enfrentarse (electoralmente, claro), Tania Sánchez y Rita Maestre, afines a Errejón, y también Miguel Urbán, de la Izquierda Anticapitalista. Una mezcla explosiva que finalmente lo que busca es arrebatar el timón de Podemos a Pablo Iglesias.

En España hay bloqueo, parón, incertidumbre. Pero que las movidas políticas se ponen cada vez más entretenidas no se puede negar.

 

Chile

El pasado 11 de septiembre se cumplieron 43 años del cruento golpe militar que terminó con la democracia chilena, con la vida del Presidente Allende y de muchos chilenos, además de otros tantos que mantienen la calidad de detenidos desaparecidos. Desde 1973 hasta hoy, las jornadas conmemorativas se han repetido casi sin cambios. Por una parte, homenajes al Presidente mártir y a los caídos en defensa del gobierno democrático, que al día siguiente se han olvidado. Por otra, actos protagonizados por unos pocos nostálgicos, que destacan la “obra” del gobierno militar y muestran su gratitud por “salvarnos del comunismo”. Finalmente, los reclamos de las organizaciones de DD.HH. por una verdad, justicia y reparación que, a pesar de las promesas y de la recuperación de la democracia, no termina de llegar.

Muchas son las interrogantes acerca de la incapacidad de los chilenos para superar la tragedia. Al parecer, que sigan existiendo detenidos desaparecidos, que muchos de los culpables sigan sin pagar sus culpas y que el Gobierno esquive sus responsabilidades, impide alcanzar una concordia que todos dicen buscar, pero por caminos paralelos y que por tanto jamás se encontrarán. Los resultados de enfrentamientos entre manifestantes y policías, siempre con heridos y detenidos no propician ni menos aseguran un cambio en esta situación de desencuentro y rencor que, después de tantos años, sigue incrustada en el alma nacional. Es como una herida mal curada y que en consecuencia de  cuando en cuando vuelve a sangrar. Las posiciones no cambian y los actores no ceden. El tiempo pasa y crece la esperanza de los culpables para que el olvido sea su salvación. Ese mismo tiempo, en cambio, a las víctimas y a los  familiares les hunde en la impotencia, la indignación y el temor que el conformismo vaya ganando terreno a las movilizaciones.

Un tema que vuelve cada mes de septiembre es el siempre postergado cierre del exclusivo recinto carcelario de Punta Peuco. La indecisión o temor para adoptar tomar una medida definitiva, es un claro ejemplo de la dudosa conducta del gobierno (de éste y de los anteriores) para terminar de una vez con los privilegios de los miembros de las Fuerzas Armadas condenados por los Tribunales por graves violaciones a los Derechos Humanos. El penal fue creado en 1995, entre gallos y medianoche, durante la presidencia de Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Desde su creación ha sido criticado con firmeza y constancia por las organizaciones de DD.HH. y por algunos partidos políticos que no han pasado del discurso. El recinto, emplazado en la comuna de TilTil, a 42 Km al Norte de Santiago, se construyó considerando una serie de regalías que lo convierte más en un sitio de descanso que una prisión. Lejos del mundanal ruido, con acceso limitado y a salvo de las “funas” por la estricta vigilancia exterior.  Además, el régimen interno que mantienen los detenidos considera concesiones impensables para delincuentes comunes como ellos: celdas unipersonales con baño privado, acceso a televisión e internet, cancha de tenis; además de visitas a discreción. Por último, estiman los críticos de la situación, que crea un escenario de agravio con el resto de la población penal que sufre de hacinamiento y trato muchas veces vejatorio. El gobierno, sin embargo, de acuerdo a declaraciones de algunos dirigentes oficialistas, posterga la situación por miedo a enfrentarse con las Fuerzas Armadas. Con un gobierno sin liderazgo ni rumbo, nadie toma decisiones. La situación se mantiene estática y la sensación es que a corto plazo no se producirá cambio alguno. Seguramente, el próximo 11 de septiembre, tal vez con nuevos actores, los problemas no sean muy diferentes.

El tiempo no se detiene y la agenda oficial debe cumplirse. El próximo 23 de noviembre se cumple el trámite de las elecciones municipales. Al parecer, de la cita electoral no se acuerda nadie.