See all Ver todos
| 03Oct2016

La semana: 26 septiembre al 2 de octubre

Por: Alfonso Morales Celis

España. El ruido ensordecedor de la expresión más sórdida de la política ha copado las portadas y emisiones de todos los medios de comunicación españoles. Nada ha habido más importante que las declaraciones y descalificaciones de unos en contra de otros. Pareciera ser que, por unos días, el mundo gira en torno a Ferraz, a la intransigencia de Pedro Sánchez y a la hipocresía de quienes quieren, aunque teman decirlo, entregarle el gobierno a la Derecha encabezada por Mariano Rajoy. De nada vale negar esto último, si no declaran de una vez por todas cuál es la alternativa que proponen al “No es no”, ordenado por el último Comité Federal, del cual participan muchos de los actuales críticos. El vergonzoso pugilato verbal ha terminado con la dimisión del Secretario General y la formación de una gestora de diez miembros, encabezados por el asturiano Javier Fernández y con plazo establecido para acordar lo que ya parece decidido. No se podría decir, como se proclama en otras ocasiones, que el PSOE ha salido fortalecido del debate. Tampoco que los ánimos se hayan calmado. Por el contrario, el partido ahora es más débil para enfrentar cualquiera de los alternativas: abstenerse o terceras elecciones. En manos de la gestora han puesto un encargo endemoniado. Como el puñal de acero de Rubén Darío: “¡Si me lo quitas me matas / si me lo dejas me muero!”.

El resto de las noticias han sido abandonadas por los medios. Han pasado casi inadvertidos los casos de corrupción que comienzan su peregrinar por los tribunales. Los implicados, todos cercanos cuando no afiliados a diversos partidos políticos, de gobierno y de oposición, han debido soportar el abucheo y los insultos de los ciudadanos que a las puertas de los juzgados han expresado su airado y justo reclamo ante la pérdida de sus ahorros o el engaño sufrido. Tampoco ha tenido gran despliegue noticioso la firma del Acuerdo de Paz en Colombia, un hecho que parecía trascendental y significaba un paso decisivo para el pueblo colombiano. Ayer domingo se votaba la confirmación o rechazo del acuerdo, a última hora de la tarde la noticia de su rechazo golpeaba con extrema gravedad en el país sudamericano. ¿Qué pasará ahora? Difícil pronóstico ante un resultado en que no hay ganadores.

 

Chile. El proyecto de Presupuesto para el año próximo ha sido anunciado en cadena televisiva por la Presidenta de la República, Michelle Bachelet. Como se esperaba por los diversos sectores políticos y productivos del país, el detalle de los ingresos y gastos del próximo año han sido demasiado austeros. Lo políticos se quejan que en un año electoral de importancia, como es la elección presidencial del próximo año, un presupuesto que restringe seriamente el gasto atentará en contra de los buenos resultados que la Nueva Mayoría (conglomerado de gobierno) espera obtener, primero en las municipales de fines de este año y en las presidenciales de 2017, para asegurar su continuidad en el Gobierno de la Nación. El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, se ha mantenido firme en sus planteamientos y cuenta con el respaldo de la Presidenta. Valdés defiende un gobierno ordenado y eficiente. “Si hacemos un buen gobierno, podemos ganar la elección. Depende de todos. Tenemos que ser ordenados, compactados, avanzar en los proyectos emblemáticos”, ha comentado el ministro de hacienda en respuesta a los reclamos de los parlamentarios que se ven en peligro ante la baja expansión fiscal determinada por el Gobierno. “Hay que acordarse de nuestra historia: nosotros perdimos la elección en 2009 con un aumento del gasto de 16%, probablemente el aumento de gasto más grande que se ha tenido”; advirtió el ministro de Hacienda, en declaraciones a “El Mercurio”.

Por otra parte, siempre pensando en clave electoral, el sistema de primarias para elegir los candidatos es un hecho instalado en todos los sectores políticos chilenos. Tanto en el oficialismo como en la oposición se asume que ya no es posible la elección de candidatos entre cuatro paredes y resignándose a los juegos de los caudillos. Hoy, casi sin excepciones, los candidatos a ocupar cargos de representación popular surgen del resultado de unas primarias abiertas a los ciudadanos, con la sola excepción de quienes militan en partidos o grupos de partidos distintos al que efectúa esa elección primaria. Como consecuencia de esta conducta social y política, y también de la ley respectiva para regularla, ya no existen, como hubo en otro momento, aspirantes que se negaban a participar. Los candidatos a las presidenciales de 2017, que ya los hay y bastantes, han declarado estar dispuestos a enfrentar una primaria. Tampoco tienen otra opción ante una ciudadanía consciente de su poder y sus derechos.